About us

Durante los años que estuvimos viviendo en Australia tuvimos la oportunidad de conocer a varios ceramistas y maestros japoneses que nos introdujeron en el apasionante mundo del Raku, técnica que hoy define gran parte de nuestro trabajo en cerámica. Inspirados por su filosofía y por los preceptos del Wabi-Sabi, decidimos emprender un nuevo camino, en el cual hoy convergen, no solo nuestra actividad profesional como arquitectos, sino también muchos de nuestros sueños y una nueva forma de vivir y entender la vida.

Movidos por el entusiasmo que genera empezar una nueva aventura, decidimos dar el paso y dejar la ciudad para ir a vivir al campo. Encontramos un precioso lugar en medio de la naturaleza y ahí es donde ahora vivimos y trabajamos. Con los medios que teníamos nos construimos un taller y fabricamos un horno y un torno alfarero con el que empezamos a trabajar. Tras varios meses de intensa dedicación éste es el resultado de nuestro trabajo.

El Raku es un tipo de cerámica procedente de Japón usada tradicionalmente en las ceremonias del Té japonesas. La técnica aplicada a este proceso artesanal consiste en una compleja alquimia donde intervienen los cuatro elementos, tierra, fuego, agua y aire, y de la cual se obtienen siempre piezas únicas y de una misteriosa belleza. Las piezas cerámicas esmaltadas con diferentes tipos de óxidos se cuecen a una temperatura de 900 grados. Tras fundirse los esmaltes, las piezas se depositan en un recipiente con viruta de madera u hojas secas. El humo que se desprende de la combustión penetra en las piezas y los esmaltes se convierten en metales puros, aportando el color característico a esta cerámica. Finalmente el proceso se fija sumergiendo las piezas en agua.

La palabra “Raku” significa “comodidad, deleite, placer contemplativo”.